Comunidades

Todas las comunidades de vecinos tienen que afrontar asiduamente una serie de gastos ocasionados por el mantenimiento o los imprevistos. El agua, los incendios, el humo, los daños eléctricos… pueden provocar derramas cuantiosas que los inquilinos deberán pagar equitativamente. Para evitar problemas en la comunidad, lo más sencillo es contratar un seguro multirriesgo que cubra todas estas situaciones y que convierta a la aseguradora en la encargada de asumir todos los posibles desperfectos.

 

Te ofrecemos coberturas especiales:

– Gastos de desatasco con o sin daño.

– Fontanería urgente sin daños.

– Filtraciones por agua de lluvia.

– Reclamación de impagos comunitarios.

– Responsabilidad Civil de la Junta de vecinos

– Inspección técnica del edificio.

– Control de plagas.